miércoles, 24 de octubre de 2012

Quimestres fortalecerán la educación





En el régimen Sierra y Amazonía. Alrededor de un millón 700 mil estudiantes vuelven a las aulas con cambios provocados por la aplicación del Reglamento de la Ley Orgánica de Educación Intercultural (LOEI). La viceministra de Educación, Mónica Franco, responde a un cuestionario enviado por este Diario acerca de este nuevo ciclo educativo y las disposiciones que rigen por primera vez en Ecuador.

¿Cuál es la intención de aplicar quimestres en vez de trimestres durante el nuevo año lectivo?

En primer lugar habría que citar la intención de organizar adecuadamente los periodos académicos al interior de las instituciones educativas públicas y particulares, de tal suerte que exista cierta homogeneidad que permita a los padres de familia, por ejemplo, organizar mejor su tiempo, entre otras cosas.

Hace poco tiempo teníamos un régimen de trimestre y un régimen de quimestre, que coexistían dentro del sistema educativo público y particular. Actualmente, el reglamento lo que dispone es la unificación de un solo sistema, que es el quimestre, de tal suerte que esto le permita al Ministerio fortalecer los mecanismos de asistencia, tutoría, control y monitoreo de los procesos.

Los docentes consideran que las evaluaciones de destrezas que se piden durante el quimestre son excesivas, tomando en cuenta que manejan entre 100 y 200 alumnos, unos cuatro o cinco cursos. ¿Por qué se van a realizar varias evaluaciones?

Definitivamente la docencia es un trabajo comprometido que tiene que partir de la propuesta docente de buscar logros de aprendizaje en un grupo de estudiantes. De tal manera que asignar notas al buen criterio o simplemente por no cumplir con una disposición, no es precisamente el tipo de comportamiento que se esperaría de un docente serio.

Los docentes también afirman que existen disposiciones contradictorias sobre la forma de evaluación. Con la LOEI tenían unas disposiciones, sin embargo, volvieron a enviar desde el Ministerio nuevas reglas de que la evaluación será en bloques. ¿A cuál disposición deben sujetarse?

El currículo está estructurado por bloques de aprendizaje, de tal manera que la forma como se está organizando el proceso de evaluación a partir de la nueva reglamentación, busca evaluar al término de los bloques de aprendizaje a los estudiantes para verificar sus niveles de cumplimiento, de acercamiento a los estándares fijados para cada uno.

La evaluación se convierte en un elemento de construcción de aprendizajes. Estas deben ser sistemáticas, continuas y programadas de acuerdo con los contenidos que el maestro va desarrollando. Se está pasando de un régimen de evaluación que tendía a ser finalista, donde el estudiante se jugaba la aprobación del año escolar en el examen trimestral, a una evaluación sumativa, de proceso, que le permite al estudiante ir ganando la nota final con cada uno de los trabajos que deben ser hechos durante el proceso.

También existen contradicciones sobre la no admisión de estudiantes menores de 15 años en planteles nocturnos, pues en otra parte del reglamento dice que no se puede negar la matrícula. ¿Los rectores deben o no recibir a chicos menores de 15 años?


El reglamento es completamente claro en cuanto a que las secciones nocturnas deben atender a la población con determinado tipo de características, entre ellas que tengan 15 años en adelante. No es posible que un estudiante de 7 años, 8 años, se encuentre recibiendo clases en un periodo nocturno...

La educación nocturna está pensada para estudiantes que tienen algún tipo de interrupción en su escolaridad o que son ya adultos y por lo tanto traen al proceso de aprendizaje otras experiencias. No está permitido que menores de 15 años acudan a jornadas nocturnas.

¿A qué obedece la decisión de que la conducta del estudiante no sea un parámetro para ser promovido de curso?


Desde la reglamentación anterior no había la posibilidad de que un estudiante perdiera el año por conducta. El nuevo reglamento especifica de una manera mucho más clara esa diferencia que debe existir entre el rendimiento académico del estudiante y su trayectoria en cuanto a comportamiento. Lo cual no quiere decir que no haya sanciones para un estudiante que no cumple la normativa o para un estudiante que se excede en su comportamiento con el código de convivencia.

Hay una valoración cualitativa del comportamiento del estudiante; no existe una calificación en nota numérica, pero sí debe existir un registro que llevará una calificación en letras (A, B, C, D, E).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada